Historia

La historia de CEPRA se remonta a los años 80, cuando nace en un contexto caracterizado por una de las más brutales e indignantes dictaduras militares instaladas en el Palacio de Gobierno.

PRIMERA ETAPA 1981-1990

CEPRA opta por participar en procesos de comunicación social con la clara convicción de fortalecer la identidad del pueblo quechua, tanto en el campo, como en la ciudad y en los centros mineros.

Desarrolla un papel activo en la resistencia a la dictadura y ante la ausencia de medios o programas radiofónicos que canalicen las demandas del pueblo y faciliten a su vez la circulación democrática de la información, CEPRA realizó un aporte principal con relación a las radionovelas, siendo que estás tenían un contenido social, con fuerte carga de denuncia y de esperanza, que destacaban el valor de la organización y la capacitación interna.

La intencionalidad pedagógica de las mismas era, a partir de empatía e identificación, lograr que las personas puedan reflexionar individualmente y en pequeños grupos en torno a temas de la coyuntura nacional y del Desarrollo local. En este sentido, CEPRA hace su contribución mediante atractivos formatos radiofónicos educativos, difundidos sobre todo en emisoras de los centros mineros y radios provinciales así como populares.

SEGUNDA ETAPA 1991-2005

Esta segunda etapa en la vida institucional de CEPRA se caracteriza por la incorporación en su accionar, de manera más explícita, del componente de educación, tanto que al finalizar la misma, se habrá incorporado en su propia identificación, por lo que se la denomina como el Centro de Educación y Producción Radiofónica (anteriormente se denominaba Centro de Producción Radiofónica, únicamente).

Como fundamento pedagógico, recoge los aportes de los principios contenidos en “Pedagogía del oprimido; no pedagogía para él sino de él” de Paulo Freire. Los caminos de la liberación son del mismo oprimido que se libera, decía Freire, por lo que es necesidad humana comprender una pedagogía en la que el oprimido tenga la certeza de su participación dentro de una sociedad como sujeto de su propia historia.

El trabajo se basa en el enfoque edu-comunicacional, que se va configurando, tanto en las políticas como en las prácticas institucionales. Este enfoque ofrece, por un lado, la posibilidad de rescatar los caminos avanzados en cada una de estas disciplinas (educación y comunicación) y hacer intersecciones; pero por otro lado, permite crear algo nuevo.

Esa posibilidad de libertad, esa multiplicidad de actitudes y recursos que permite la edu-comunicación, sabiendo que no está todo dicho, es parte de lo que ha motivado a CEPRA en estos años. Un tipo de comunicación que además de educativa, necesariamente tiene que ser participativa, de ahí que es importante generar espacios y formas de participación directa de la población en los medios, inclusive en las tareas de gestión. Se trata, entonces, de generar comunidad de personas cuya capacidad de expresión no se limite al mero acto de hablar sino de denunciar, de participar de manera directa.

A mediados de los años 90 la incursión de CEPRA en algunos municipios del área rural, particularmente en la zona Andina, se hace más evidente, por lo que los contactos que se establecieron con las organizaciones comunitarias y sindicales correspondientes, se fueron fortaleciendo y de manera gradual, se emprendieron acciones conjuntas en el marco de proyectos específicos, destinados a apuntalar el desarrollo de la comunidad respectiva.

Esta etapa se caracterizó por una serie de cursos de formación y capacitación en la modalidad de talleres presenciales, acompañados de las producciones radiofónicas pertinentes. Dichos talleres y producciones se caracterizaron por aplicar el enfoque, tanto en contenido como en la misma pedagogía de trabajo. Siendo una de las principales orientaciones que asumió CEPRA el “empoderamiento” de organizaciones campesinas en las zonas de influencia.

Estos postulados dieron pie a formulación de proyectos socioeducativos y comunicacionales, siempre en función del desarrollo de los municipios mencionados. Dichos proyectos generalmente fueron apoyados por la cooperación extrajera.

En tanto, se constituye como principal propósito, el incentivo a la comunidad, de aportar a través de su trabajo y desde su identidad, a la transformación de la paupérrima situación económica y social de la región andina.

En esta segunda etapa, a partir del año 2003 y retomando el 2005, CEPRA inicia la construcción de un Plan Estratégico de Desarrollo Institucional, donde se diseña una nueva estructura organizativa conformada por el Directorio, Asamblea, Dirección Ejecutiva, Departamento de Comunicación, Educación y Administración, cada una con sus respectivas áreas, mismo que concluye al 2010.

En cuanto al ámbito más comunicacional dentro de CEPRA, en esta etapa un primer hito importante es la coordinación del CCPQ (Centro de Comunicación Popular Quechua) de ERBOL, producto de una decisión en asamblea para transferir la responsabilidad de la coordinación a CEPRA. A partir de esta experiencia se implementa la Red Quechua Satelital de ERBOL, y luego la Red Quechua de ALER.

Posteriormente, gracias a un financiamiento que permitió la implementación e instalación de dos Radios Comunitarias en la Zona Andina (Radio Morochata y Radio Andina). En este proceso se da una amplia participación de las organizaciones campesinas de las provincias Ayopaya por una parte, Arque, Tapacarí, Bolivar además del municipios de Sicaya por otra, quienes designan a los y las comunicadores(as) populares que luego son capacitados en un proceso de varios meses tanto en temas de coyuntura y marco legal, pero también destrezas comunicacionales de manera teórica y práctica. Los(as) más destacados(as) realizan una pasantía en CEPRA para adquirir conocimientos elementales de computación, y finalmente se selecciona al personal para ambas radios. Pero es importante destacar que de estos líderes y recursos humanos capacitados salieron muchas autoridades locales, como concejales, algunos alcaldes, consejeros entre otros.

Por otra parte es importante destacar que ambas radios desde su implementación tienen una vinculación directa con los gobiernos municipales, no solamente en contraparte económica, sino sobre todo en la sostenibilidad futura del proyecto comunicacional.

Paralelamente, CEPRA da otro paso más incursionando de manera directa en la radiodifusión, y a partir del alquiler de la FM 101.1 en Cochabamba, y posteriormente un convenio de cogestión con la FM 90.3, CEPRA articula lo que será el inicio de la Red Andina que prontamente va creciendo para convertirse en la Red de Radios Comunitarias, gracias a la emisión por Sistema Satelital cuyo centro de monitoreo es el CEPRA.

La Red de Radios Comunitarias nace el año 2004 a partir de un apoyo inicial de MISEREOR, que permite pagar el alquiler satelital por un año dotando además a varias emisoras de antenas parabólicas, y de esta manera bajar la señal en horarios determinados. Entre las emisoras inicialmente hay presencia de la mayoría de los departamentos, sin embargo se va consolidando sobre todo en Cochabamba, con radios de las diferentes provincias. A la conclusión del financiamiento, CEPRA asume el desafío de buscar sostenibilidad para el alto costo satelital, mediante una estrategia de mercadeo.

TERCERA ETAPA 2006-2010

Además de los pilares institucionales de la producción radiofónica y procesos de educación presencial, el CEPRA incursiona en la actividad de Radiodifusión, en este sentido, implementa y administra dos Radios comunitarias Radio Andina y Radio Morochata, quienes emiten su señal combinando espacios de programación local con los informativos emitidos desde CEPRA. En la ciudad de Cochabamba, CEPRA pasa del alquiler de frecuencia de la FM 101.1 a la alianza con el CEPJA (2007), misma que dura hasta el año 2009. Ya en enero del año 2010, después de una gestión de varios meses, logra acceder a la propiedad de la FM 101.1 vía Resolución Suprema, como frecuencia educativa. A nivel de la Red de Radios Comunitarias, CEPRA se consolida como Centro de monitoreo, impulsando además la parte jurídica de la RRC.

Continúa profundizándose el enfoque de la edu-comunicación, ya que la comunicación y la educación son prácticas que sólo se justifican juntas cuando estás vislumbran un proceso de participación colectiva, y un proceso de enseñanza aprendizaje retroalimentado. Por lo que CEPRA considera que la comunicación no se reduce al simple acto transmisor donde el pueblo sería, en este caso, un receptor amorfo, sino más al contrario, se considera la capacidad crítica del perceptor para poder discernir, negociar y reapropiar lo que se le plantea, un proceso de enseñanza-aprendizaje entre el medio y las comunidades a través de las diferentes programaciones o proyectos planteados por nuestra institución y de esta manera contribuir al ejercicio del derecho no solamente a la información sino también a una verdadera comunicación.

Desde los formatos radiofónicos y programas radiales CEPRA promueve procesos de reflexión crítica, creando espacios de debate para generar procesos de negociación, concluyendo entonces, en lo que se denomina consenso, a partir de la participación ciudadana, a través de programas y proyectos que permitan a las comunidades y pueblo en general a empoderarse de este proceso de cambio como protagonistas del mismo.

De esta manera, desde la producción y difusión de diferentes formatos educativos la radio viene realizando un acompañamiento y amplificación de los procesos presenciales de capacitación y formación de líderes con los que el CEPRA trabaja.

En esta última etapa, CEPRA se consolida como Centro de Educación permanente, logrando su Registro único educativo RUE.

Sumándose al enfoque de la educación intercultural, productiva y bilingüe que se impulsa con mayor fuerza a partir de la aprobación de la Ley Educativa 070 Avelino Siñani – Eduardo Perez, que consolida a la educación como función suprema del Estado y pregona una educación participativa, comunitaria, descolonizadora y de calidad.

LA FASE ACTUAL

CEPRA opta por participar en procesos de comunicación social con la clara convicción de fortalecer la identidad del pueblo quechua, tanto en el campo, como en la ciudad y en los centros mineros. En este sentido, CEPRA hace su contribución mediante atractivos formatos radiofónicos educativos, difundidos sobre todo en emisoras de los centros mineros y radios.

CEPRA se constituye como una institución líder en la comunicación radiofónica alternativa, cuenta con capacidad tecnológica suficiente para extender su alcance a nivel nacional, por el sistema satelital, está conformado por un equipo interdisciplinario acreditado en temas relacionados con el Desarrollo integral y Sostenible comprometido con los procesos de cambios sociales y culturales, políticos y económicos.